Esperanza Azteca

Las alianzas fortalecen y es por ello que trabajamos de la mano con autoridades federales del Gobierno de México, SEMARNAT y PROFEPA, nos han encomendado la tarea de resguardar y cuidar algunos de los animales confiscados por ellos en nuestro santuario.

También trabajamos de la mano para seguir rescatando más animales en riesgo y bajo condiciones de maltrato.

A través de contactos, la Fundación y el Gobierno de México han negociado con éxito la entrega de más de 100 ejemplares de diferentes especies de fauna que se mantenían en los circos, con criadores y como mascotas. Los convencemos a ellos haciéndoles comprender que la manutención adecuada de un animal sólo les está costando dinero, ya que ahora los circos no pueden tener animales en sus shows. Además, estamos siendo contactados por personas casi todos los días que han adquirido grandes felinos y se dan cuenta que no son mascotas, por lo que los entreguen a nosotros para su cuidado.

Gracias a Movimiento Azteca 98

Como parte de la conservación integrada de especies mexicanas, en específico del Jaguar (Panthera onca), lograremos crear el hábitat para la reproducción y crianza del Jaguar, buscando como segunda fase del programa la integración de ejemplares a vida silvestre y así contribuir a la repoblación de esta especie.

Dentro del proyecto de conservación integral del Jaguar, también se construirán los hábitats adecuados y previa selección de ejemplares y mediante un plan genético, poder conformar parejas reproductivas para lograr ejemplares con las condiciones adecuadas para su posterior reintroducción a vida silvestre en lugares protegidos.

Como parte de la protección de los ejemplares de vida libre, se contará con el equipo profesional para poder reubicar ejemplares silvestres que corran riesgo al estar invadiendo zonas habitadas por el hombre y que compitan por alimento, ocasionando la muerte del ganado vacuno. Para este fin, mediante la colocación de cámaras y rastreo de ejemplares se buscará su translocación a zonas seguras y de distribución natural, fomentando entre los lugareños, la protección a la especie y de alguna manera poder contribuir a las afectaciones que los jaguares silvestres hayan ocasionado sobre el ganado vacuno principalmente.

¡Juntos salvemos al Jaguar, símbolo de México!