En los últimos días nuestro país ha enfrentado la fuerza de la naturaleza, estados como Chiapas y Oaxaca sufrieron un fuerte terremoto el 7 de septiembre y en tan solo unos días más la CDMX, el Edo. de México, Puebla y Morelos conocerían también lo que es perder todo de un momento a otro a causa de un fuerte terremoto.

Movimiento Azteca como parte de su compromiso con la sociedad mexicana y en el marco de su causa no. 100 decidió enfocar sus esfuerzos en la reconstrucción de las zonas más afectadas por los sismos, las comunidades con mayor necesidad en donde la ayuda difícilmente llegaba. Fue gracias a un esfuerzo conjunto entre Sociedad Civil dentro y fuera de México, empresas como Grupo Salinas y TOTALPLAY, además del apoyo del Gobierno Federal que la causa no.100 de Movimiento Azteca “Autoconstrucción Asistida” se hizo realidad, recaudando $63, 570, 835.00 que servirán para la construcción de más de 300 casas.
La Autoconstrucción Asistida representa hoy uno de los pasos más grandes después de la tragedia; un proyecto integral que busca, no solo brindarle un nuevo hogar a las familias que lo perdieron todo, sino también reconstruir el tejido social con talleres que fomenten la unidad en las comunidades, el desarrollo personal y rehabilitación emocional de sus habitantes, así como el emprendimiento en cada una de las familias.

¿Cómo es el proceso?
Comenzamos visitando las zonas más afectadas y de mayor necesidad de acuerdo al Censo Federal de Daños, determinando así las zonas en donde los proyectos son viables y sustentables. De la mano de Échale a tu casa iniciamos el proceso de construcción en el que las familias cuentan con talleres, capacitación y apoyo técnico. El costo por vivienda es de 165 mil pesos, aproximadamente y cada hogar cuenta con todos los servicios y espacios necesarios para ser habitable.

¿Qué beneficios tiene?

  • Las personas aprenden a construir su patrimonio, además de que se les remunera económicamente.
  • Es común que con el tiempo amplíen su casa.
  • La vivienda es de adoblock, material térmico que refresca en el calor y calienta en el frío.
  • Los donativos son palpables ya que se convierten en inmuebles y los beneficiarios se conocen de nombre y apellido.
  • Ya tenemos experiencias exitosas tras autoconstruir vivienda posterior a desastres como: como los huracanes Ingrid y Manuel, entre otros. Hoy la señora Fausta Gómez de casi 90 años es la primer beneficiada del actual proyecto en San Simonito Edo. de México y vamos por más.